Se acerca el Día de San Valentín, y es la ocasión perfecta para consentir a ese ser especial, a su familia, o incluso a sus amigos, con algo tan fascinante e irresistible como el chocolate. Para variar un poco, esta vez decidimos hacer unas trufas de chocolate blanco, el cual, a pesar de ser el menos común de todos, es ideal para esta ocasión tan especial. ¡Anímese y verá que se va a divertir!

Las trufas, a pesar de lucir como una delicia sofisticada, son más fáciles de hacer de lo que imagina. Ya verá que una vez que las prepare y las pruebe, no podrá dejar de pensar que están allí, y mucho menos resistirá la tentación de hacerlas una y otra vez. ¿Quiere apostar?

Ingredientes:
12 onzas (350 gramos) de chocolate blanco de buena calidad
½ taza de crema para batir
1 cucharada de mantequilla sin sal
½ cucharadita de extracto de coco
½ taza de coco rallado
Confeti para decorar

Trufas de chocolate blanco

El primer paso es cortar el chocolate en pequeños trozos con el Cuchillo del Chef. Luego, lo colocamos dentro de la Cacerola de Inserción y formamos un Baño María con el utensilio de 2 Litros. Lo dejamos derretir por completo, revolviendo constantemente con una Azulita, teniendo mucho cuidado de no cocinarlo demasiado, ya que se podría quemar.

Una vez que el chocolate esté completamente derretido, le agregamos la crema para batir y revolvemos por dos minutos con el batidor de usos múltiples del Juego de Útiles de Cocina. Añadimos la mantequilla suavizada y mezclamos hasta que se funda por completo. Finalmente, agregamos el extracto de coco y revolvemos por unos segundos más.

Una vez que todos los ingredientes se hayan integrado, retiramos la Cacerola de Inserción del utensilio de 2 Litros y la colocamos en el refrigerador por un par de horas o hasta que la mezcla endurezca.

Ponemos un poco de coco rallado en un plato. Hacemos bolitas con el chocolate, las colocamos sobre el coco y las rebozamos con movimientos circulares. Si al seguir este paso las trufas perdieran un poco su forma, tómelas entre las manos y moldéelas nuevamente. Hacemos lo mismo con el resto de la mezcla, tratando de que todas las trufas queden del mismo tamaño. Decórelas con confeti, colóquelas una a una en la Contessa y métalas en el refrigerador por espacio de una hora o hasta que endurezcan.

En lugar del extracto de coco, también puede utilizar unas gotas de licor o de jugo de limón, extracto de vainilla, o cualquier otra esencia de su gusto a fin de aromatizarlas. ¡Solo deje volar su imaginación!

Ya verá que disfrutar de unas deliciosas trufas de chocolate blanco no es tan complicado, ni tan costoso.

¡Haga de este Día de San Valentín un día inolvidable! ♥