Esta receta de pollo agridulce con vegetales es una de las más fáciles y cargadas de sabor que hemos publicado últimamente. Con unos cuantos ingredientes, los cuales casi siempre solemos tener en casa, obtendrá un gran platillo. Le sorprenderá la preparación tan sencilla, y lo delicioso que queda. ¡Anímese a probarlo!

Pollo agridulce con vegetales

Lo práctico de este receta, es que el pollo y los vegetales se cocinan en un mismo utensilio. Es extraordinariamente fácil de hacer y gusta a todo el mundo, además, está listo en un santiamén. Con rapidez y simpleza, usted conseguirá un platillo lleno de sabores, aromas y contrastes, que además, puede perfectamente funcionar como plato único, y contentar a todos.

Pollo agridulce con vegetales

Ingredientes:
6 presas de pollo con piel
6 papas cortadas por la mitad
4 zanahorias picadas en palitos
2 tazas de arvejas
Sal y pimienta al gusto
1 cucharada de aceite
¼ taza de piña enlatada cortada en cubos
⅓ taza de salsa de soya
¼ taza de miel
¼ taza de salsa de tomate ketchup
3 dientes de ajo, finamente picados
1 cucharadita de jengibre rallado
¼ cucharadita de hojuelas de chile rojo picante

Pollo agridulce con vegetales

En un tazón grande, combinamos la salsa de soya, la miel, la salsa de tomate, el ajo, el jengibre, las hojuelas de chile y un poco de pimienta.

Pollo agridulce con vegetales

Sazonamos el pollo con sal y pimienta. Precalentamos la Princesa a fuego medio, colocamos el pollo con la piel hacia abajo, y cocinamos hasta que se dore por ambos lados. Agregamos las papas, las zanahorias, las arvejas y la mezcla de salsa de soya. Tapamos el utensilio, y una vez que se forme el sello de agua, reducimos el fuego al mínimo, y cocinamos de 25 a 30 minutos. Añadimos los trozos de piña, tapamos nuevamente el utensilio y cocinamos por otro minuto adicional. Ahora sí, nuestro platillo está listo para ser deleitado. Más fácil, ¡imposible!

Pollo agridulce con vegetales

Este pollo se puede servir como plato único, pero si prefiere acompañarlo con algún contorno, le aconsejamos que lo sirva con arroz blanco. ¡Buen provecho!