Este pollo a la parmesana es exquisito. Quizá al principio le pueda parecer que la receta es un poco complicada porque conlleva varios pasos, pero en realidad es bastante fácil. Se suele servir con una pasta sencilla como guarnición; quizá, una que simplemente hayamos salteado con un poco de aceite de oliva y ajo, y a la que luego le rociaremos un poco de queso parmesano. Con un puré de papas también quedaría genial.

Pollo a la parmesana

Si utilizamos una salsa marinara o una salsa italiana de frasco o de lata, este plato es una buena opción para esas ocasiones en que no contamos con suficiente tiempo. Incluso, le contamos que las pechugas se pueden empanizar y congelar con antelación antes de freírlas, lo que convierte este plato en una propuesta súper sencilla y cargada de sabor. Bien sea para preparar una rápida cena, o para esos días donde recibimos una visita inesperada, el pollo a la parmesana será una deliciosa solución que lo sacará de apuros y además, ¡lo hará lucirse frente a sus seres queridos!

Pollo a la parmesana

Ingredientes:
4 filetes de pechuga de pollo
Sal
Pimienta
1 huevo
2 cucharadas de agua
½ taza de harina
½ taza de miga de pan (preferiblemente estilo italiano)
4 a 6 cucharadas de aceite de oliva
1 ½ taza de salsa marinara de frasco o de salsa italiana de tomates
½ taza de queso mozzarella rallado
4 cucharadas de queso parmesano rallado
¼ taza de perejil finamente picado

Adobamos las pechugas de pollo y la harina, con sal y pimienta. Le agregamos al huevo las dos cucharadas de agua y lo batimos con un tenedor. Cubrimos las pechugas con harina, las pasamos por el huevo batido y por último, las cubrimos con la miga de pan.

Pollo a la parmesana

Precalentamos la Sartén del Chef a fuego medio, agregamos el aceite de oliva y cuando esté caliente, colocamos las pechugas en la sartén. Las cocinamos hasta que estén doradas, 5 minutos aproximadamente. Las volteamos con las tenacillas triples del Juego de Útiles de Cocina, para que se doren uniformemente por ambos lados y las retiramos de la sartén; si quedan rastros de aceite, podemos remover el exceso con una servilleta de papel.

Pollo a la parmesana

Cubrimos la base de la sartén con una fina capa de salsa de tomates, incorporamos las pechugas de pollo, las cubrimos delicadamente con un poco más de salsa y agregamos los quesos mozzarella y parmesano.

Precalentamos el horno a 350°F (175° C) y metemos la sartén por 15 minutos aproximadamente, hasta que los quesos estén completamente derretidos, y un poco dorados. Esparcimos el perejil sobre las pechugas, servimos, y ¡a disfrutar!

Pollo a la parmesana

¡Nos encantaría recibir sus comentarios luego de haberlas probado!  😉