Un buen plato de pasta siempre nos saca de apuros, por lo rendidor, fácil y rápido de preparar. Esta vez traemos una versión diferente de la salsa boloñesa, que resulta ser un plato irresistible por su gran cremosidad. No necesitarás muchos ingredientes, pero te aseguramos que tiene muchísimo sabor. Te sorprenderás  del poco tiempo que necesitarás para preparar esta pasta. Además, puedes reemplazar el vino blanco con vino tinto si así lo prefieres.

Rinde para 4 porciones

Pasta al Vino

Ingredientes:
3 tazas de agua
400 gramos de pasta corta (fideos tornillos)

Ingredientes para la salsa:
2 cucharaditas de aceite de oliva
1 cebolla blanca
500 gramos de carne molida
Sal y pimienta al gusto
1 cucharadita de comino
1 lata de pasta de tomate
¾ taza de agua
½ taza (120ml) de crema de leche
½ taza (120ml) de vino blanco
Pizca de azúcar

Para servir:
Queso parmesano
Perejil

Pasta al Vino

Vamos a cocinar la pasta en un mínimo de agua, para lo cual colocamos 3 tazas de agua en el Utensilio de 4 Litros, agregamos la pasta y la cocinamos a fuego medio. Tapamos el utensilio con el Nutri √ Sensor en la posición abierto y cuando suene el silbato, lo cerramos y bajamos la temperatura. Dejamos cocinar por 15 o 20 minutos más. ¡No es necesario escurrirla porque la pasta habrá absorbido todo el líquido! Retiramos del utensilio y reservamos.

Pasta al Vino

Ahora preparamos la deliciosa salsa. Vertemos el aceite de oliva en el utensilio, esperamos que caliente lo suficiente y cocinamos la cebolla hasta que esté caramelizada. Luego, incorporamos la carne molida, sal, pimienta, y comino. Mezclamos todos los ingredientes con nuestra Azulita.

Añadimos la pasta de tomate, el agua y el vino. Cocinamos bien hasta que el alcohol se evapore. Agregamos una pizca de azúcar.

Pasta al Vino

Para darle más sabor y una consistencia cremosa incorporamos la crema de leche. Añadimos la pasta previamente cocida y mezclamos.

Nuestro delicioso platillo está listo para disfrutar. Te darás cuenta de que no tiene nada que envidiarle a la pasta de tu restaurante italiano favorito. Te encantará. No olvides compartir la receta para que más personas puedan disfrutarla. ¡Buen provecho!