Difícilmente encontrarás un plato más italiano que la Pasta al pesto, pero para disfrutarlo, no debes trasladarte al continente europeo; simplemente tienes que ir al supermercado, comprar los ingredientes necesarios y prepararlo desde la comodidad de tu casa. Además, su versatilidad te permite servirlo como plato fuerte o como un acompañamiento, agregarle cualquier tipo de proteína o incluso comerlo solo con un poco de queso parmesano. ¡De cualquier forma es delicioso!

En esta ocasión, lo serviremos como plato fuerte porque le agregaremos unas pechugas de pollo al ajillo. Además, la pasta la prepararemos con un mínimo de agua, así que no te pierdas los pasos a continuación. Rinde para 4 personas

Pasta al Pesto con pollo al ajillo

Ingredientes:
400 gramos de fusili o la pasta corta de su preferencia
50 gramos de albahaca
2 dientes de ajo
30 gramos de maní
¼ taza de queso parmesano
2 pechugas de pollo
½ limón
1 pan francés
Tomates cherry
Sal al gusto
Pimienta al gusto
Orégano
⅓ taza aceite de oliva

Pasta al Pesto con pollo al ajillo

Vertemos el agua en el Utensilio 3 Litros y lo ponemos a fuego medio. Cuando el agua esté hirviendo, agregamos sal y la revolvemos bien con una Azulita para que se disuelva. Luego añadimos la pasta, tapamos el utensilio con el Nutri ✓ Sensor en la posición abierto y esperamos a que suene el silbato, esto significa que se ha formado el sello de agua, lo cerramos y bajamos la temperatura. Dejamos cocinar por 15 minutos más.

Durante este tiempo, preparamos el pesto. Para ello, debemos llevar la albahaca, el maní, el queso parmesano, el aceite de oliva y el ajo al procesador de alimentos o “pica todo”. Agregamos sal y pimienta al gusto. Cuando la pasta esté al dente, incorporamos el pesto y revolvemos bien con una Azulita. Colocamos la Bandeja Ralladora/Vaporizadora de 3 Litros sobre el utensilio y rallamos un poco de queso parmesano sobre la pasta.

Pasta al Pesto con pollo al ajillo

Para preparar el pollo, adobamos las pechugas con un diente de ajo finamente picado, sal, pimienta, orégano y el jugo de medio limón. Agregamos dos cucharadas de aceite de oliva y cubrimos las pechugas con la mezcla.

Seguidamente, precalentamos la Sartén Grill Clásica (36cm) a fuego medio, agregamos una cucharada de aceite de oliva, colocamos las pechugas y las cocinamos a fuego medio-bajo por aproximadamente 5 minutos. Las volteamos con las Tenazas triples del Juego de Útiles de Cocina y una vez que estén bien cocidas por dentro, pero aún jugosas, las retiramos del fuego y las cortamos en rebanadas gruesas.

Pasta al Pesto con pollo al ajillo

También aprovecharemos la Sartén Grill para dorar unas rebanadas de pan francés, a las cuales les agregamos un poco de aceite de oliva y orégano. ¿Qué tal las marcas de parrilla que se forman?¡Es hora de emplatar! Con la Cuchara para pasta del Juego de Útiles de Cocina servimos la pasta en un plato hondo, agregamos unas porciones de pollo y espolvoreamos un poco de perejil y queso parmesano al gusto. Servimos el pan francés y acompañamos con unos tomates cherry cortados por la mitad.

¡Y listo! En menos de lo que esperas podrás estar disfrutando de un delicioso plato italiano desde cualquier parte del mundo. Y ahora que sabes preparar pesto, puedes utilizarlo para preparar unos deliciosos canelones, un cremoso risotto, un fresco salmón o para untar algunos pasabocas. ¿Acaso no es la salsa más fácil de preparar?