DISFRUTE DEL ÉXITO

  • Gabriel Chacón

    Gabriel Chacón se inició en el mundo de los negocios vendiendo frutas, champú y medicinas a tiendas y farmacias cuando aún se encontraba en secundaria. Su negocio estaba prosperando cuando una fuerte recesión golpeó a Colombia en 1996. Las tiendas no le pagaban sus productos y su negocio quebró, por lo que estaba desesperado por encontrar otra manera de ganarse la vida.

    Gabriel consideró varias oportunidades de negocio, pero todas le exigían hacer una gran inversión. Se sintió atraído por Rena Ware de inmediato porque no se debía hacer una gran inversión, ni tenía que almacenar productos o cobrar los pagos de los clientes. Rena Ware hacía todo eso y más.

    Gabriel cuenta: “Pensé que iba a ser una gran oportunidad, así que me uní. El programa de la compañía es excelente. ¡El seminario de la Universidad Rena Ware es fantástico! Además, los concursos y premios me mantienen motivado. Estos factores y muchos otros me han ayudado a seguir adelante y crecer”.

    Desde que se unió a la compañía, Gabriel ha ganado muchos premios, incluyendo la Medalla de Honor, el máximo premio de Rena Ware, y viajes, a los que le encanta ir con su esposa María Elena, que también forma parte de Rena Ware. También ha obtenido éxito financiero, satisfacción personal y profesional, y está convencido de que cualquiera puede lograr lo mismo que él con la Oportunidad de Rena Ware.

    “No cabe duda de que cualquier persona que se centra 100% y sigue cabalmente el programa de Rena Ware puede lograr lo que yo he logrado”, afirma Gabriel. “Por algo Rena Ware ha sido una empresa líder en el mercado por más de 70 años. Nunca nadie me ha demostrado que haya una mejor oportunidad en otro lugar. Nada puede superar lo que ofrece Rena Ware, es una oportunidad de oro”.

  • Briceida Ferré

    Briceida Ferré afirma que en 1978, cuando comenzó su negocio Rena Ware, no sabía vender, pero le encantaba hablar y compartir los beneficios de Rena Ware con otros.  En la actualidad, Briceida está más inspirada que nunca a compartir la Oportunidad con el mayor número de personas posible y, sobre todo, en ayudar a los padres a dar una mejor educación y un mejor estilo de vida a sus hijos.

    “Es muy importante compartir con otros lo que apreciamos.  El negocio Rena Ware es la mejor esperanza por un futuro; ayuda a las personas a tener una mejor oportunidad de lograr más cosas en la vida.  Rena Ware es especial porque en realidad ayudamos a otros.  No se trata solo de dinero, sino también de cuidar nuestra salud, y me encanta el hecho de que Rena Ware se comprometa a contribuir con obras de caridad.  Para mí, vivir la vida Rena Ware significa vivir una vida llena de felicidad, compartir, trabajo y hechos.  La vida Rena Ware es una vida para compartir”.

    Briceida nació en Colombia y creció en la hacienda de sus padres, donde criaban vacas y plantaban café.  Luego de casarse con un peruano, ella y su esposo se mudaron a Perú y comenzaron su familia.  En 1978, Briceida fue a una demostración de Rena Ware, compró un juego de utensilios de cocina y le ofrecieron la Oportunidad, así comenzó su negocio a medio tiempo.  Después, cuando sus hijos estaban grandes, se dedicó a su negocio Rena Ware a tiempo completo. “Mi negocio Rena Ware me ayudó a crecer como persona.  Me casé muy joven y pensé que me quedaría en casa toda la vida.  Ni siquiera fui a la universidad, y tampoco me importaba.  Gracias a Rena Ware, creo que lo he hecho muy bien, como mujer, como madre y como persona”.

    Briceida y su esposo Manuel, ingeniero de minas jubilado, han estado casados durante 36 años y tienen tres hijos: Diego, administrador de empresas, Pierre, artista gráfico, y Giselle, productora de televisión.  Briceida afirma que su gran inspiración ha sido siempre su familia, su esposo y sus hijos, y poder compartir sus logros con ellos y su familia Rena Ware, con quien pasa gran parte de su tiempo.  “Ellos también son parte de mi familia”.

  • Jorge Obeso

    Luego de que su padre perdiera su tierra en las montañas, Jorge Obeso y su familia se mudaron a la ajetreada ciudad de Trujillo, en Perú. Todos los miembros de su familia tuvieron que trabajar para ayudar a cubrir los gastos, y Jorge, con 7 años, no fue la excepción. Trabajó cargando bolsas en un supermercado, vendió periódicos y limpió zapatos para ayudar con los gastos de su casa.

    Al finalizar la secundaria, trabajó en una imprenta mientras estudiaba contabilidad. Luego de obtener su título, abrió una oficina de contadores, pero los resultados no fueron los esperados. Un día su primo le comentó sobre una oportunidad de negocio y Jorge decidió probar suerte.

    “Asistí a una reunión de la Oportunidad y conocí los beneficios de unirse a Rena Ware. Decidí probar suerte. Me gustó porque no era necesario dedicarme a tiempo completo, tan solo unas cuantas horas diarias, y las ganancias eran muy buenas”.

    Poco tiempo después, Jorge se dio cuenta de que sus ganancias con su negocio Rena Ware eran muy buenas y decidió dedicarse por completo al mismo para que fuese exitoso. “Rena Ware le dio un giro de 180 grados a mi vida. Actualmente, estoy muy feliz; tengo dinero para comprar lo que quiero y una gran calidad de vida”, afirma.

    La meta de Jorge es que su gran organización siga creciendo, ayudando a otros a ganar ascensos y ser exitosos con sus negocios. Jorge comenta: “Todos los días me despierto pensando en las cosas que puedo hacer para ayudar a que otras personas en mi organización se conviertan en líderes y logren el éxito. Rena Ware me enseñó cómo ayudar a otros a cambiar su forma de pensar, actuar y comportarse para lograr el éxito”.

  • Diana Guerra

    En 1996, a la edad de 18 años, Diana descubrió la Oportunidad y comenzó su propio negocio Rena Ware de inmediato. Le gustó la independencia de poder fijar su horario según las necesidades de su familia. Diana y su esposo Fidel, abogado y administrador de empresas, tienen dos hijos: Renato, de 6 años (¡llamado así por Rena Ware!) y Laura, de 8 años.

    “Mis hijos son mi mayor motivación”, afirma Diana. “Quiero darles todo lo que necesiten para ser feliz, y con Rena Ware puedo hacerlo. Las personas que tengo a mi alrededor también me inspiran, y estoy muy motivada a reclutar gente nueva y capacitarla. Siempre aconsejo a la gente nueva a comenzar con las metas, ya que debes saber hacia dónde te diriges para llegar a tu destino”.

    Además de la independencia que ofrece ser su propio jefe y poder ayudar a otros, Diana ha disfrutado los viajes que ha ganado gracias a su negocio Rena Ware. Una de sus metas es poder ganarlos todos.

    “He viajado a Brasil, Argentina, Cartagena y la República Dominicana. Conocer nuevos lugares expande nuestro horizonte. Me encanta poder realizar tours en todos los lugares que visito, y disfruto tener la oportunidad de conocer cómo las demás personas alcanzaron el éxito. Esto me permite tener ideas nuevas para compartir con las personas de mi grupo”.

  • Lucila Ardila

    Oriunda de un pequeño pueblo de Santander, en Colombia, Lucila Ardila creció en la finca ganadera de sus padres, junto con cuatro hermanos.  Lucila cuenta que quería ser aeromoza, pero se convirtió en una mujer de negocios Rena Ware.

    En mayo de 2001, a Lucila le presentaron la Oportunidad, hecho que, afirma, cambió completamente su vida.  Había sido diseñadora de interiores durante cinco años; sin embargo, tuvo que cerrar su negocio de diseño por problemas de salud.  Fue entonces cuando Mauricio Bastilla la invitó a una reunión de la Oportunidad.  Lucila afirma haber estado impresionada por los beneficios que Rena Ware ofrecía, y tomó la decisión de comenzar su propio negocio.  Desde entonces, valora a Rena Ware mucho más.

    “Lo que hace a Rena Ware tan especial es que es una compañía honesta, no esconde nada”, dice Lucila.  “En realidad puedes recibir ascensos, no es solo un sueño.  Todo depende de uno.  Es verdad que Rena Ware te cambia como persona.  Comienzas a descubrir que puedes hacer cosas que nunca habías pensado serías capaz de hacer”.

    Lucila aconseja a quienes comienzan su nuevo negocio Rena Ware a aprovechar la Oportunidad y no dejar que nadie robe sus sueños.  “Algunas personas pueden ser negativas y tratar de desanimarlos, pero nunca debemos permitir que nos roben nuestros sueños.  Acepten la invitación y comiencen su negocio. Vayan siempre hacia delante porque Rena Ware les ayudará a tener éxito”.

     

  • Mauricio Bastilla

    Mauricio Bastilla trabajaba en un estudio de arquitectos cuando se le vino el mundo abajo. Luego de que el estudio se declarara en quiebra, él y su familia pasaron tiempos difíciles, acumularon deudas y solo les alcanzaba el dinero para comer. Un día, cuando trataba de vender oficinas de un edificio que había diseñado, Mauricio conoció a un señor que le ofreció la oportunidad de cambiar su vida. Ese señor era el Director Ejecutivo Premier Enrique Rodrigo, y la Oportunidad era Rena Ware. Mauricio, aunque no estaba totalmente convencido de tener éxito en Rena Ware, decidió intentarlo por unos meses. Hoy está más que feliz de haberlo hecho, ya que es un Director Ejecutivo a cargo de una organización Rena Ware muy exitosa y motivada.

    “Rena Ware cambió mi vida”, afirma Mauricio. “Pensaba que mi vida había acabado, pero Rena Ware me dio esperanzas. Esta compañía es especial porque en realidad se trata de ayudar a la gente, cambia tu forma de ver las cosas, te hace creer que tus sueños pueden hacerse realidad y en verdad se hacen realidad.” Mauricio ha alcanzado muchos de sus sueños desde que comenzó su negocio, incluso ha ganado el Premio de Oro de Dos Millones y la Medalla de Honor. Él afirma:  “Deseo ser la persona con mayor cantidad de premios ganados en Rena Ware, y quiero que mi gente pueda lograr más cosas que yo”.

    Mauricio es el orgulloso padre de tres niñas: Stefania, de 15 años, Helen, de 16 años, y Vanessa, de 20 años, quien comenzó su negocio Rena Ware el año pasado y es Subgerente. Mauricio afirma que sus hijas son su inspiración, y su sueño es ayudar a que Rena Ware sea la mejor Oportunidad de negocio de Colombia. “Quiero ver oficinas Rena Ware en toda Colombia; quiero llegar a la mayor cantidad de personas posible”.

    Su recomendación para los que empiezan su negocio Rena Ware es hacer amigos y divertirse, y nunca dejar que otros les impidan alcanzar sus sueños. “Necesitas creer en tus metas y trabajar para lograrlas. Algunos de mis viejos amigos se burlaban de mí y me llamaban el arquitecto vendedor de ollas, pero no me hicieron desistir. Rena Ware no solo ayuda económicamente, también te hace ser un mejor ser humano, cambia tu forma de pensar. Cambió mi forma de ser. Rena Ware te demuestra que existe una mejor vida, y vivir la vida Rena Ware significa vivir con dignidad. ¡Rena Ware es la mejor!”

  • Maximiliana Urbano

    Maximiliana afirma que, antes de comenzar su negocio Rena Ware, en octubre de 1981, no se sentía a gusto con su trabajo como abogado, vivía pensando en su sueldo y solo le alcanzaba el dinero para pagar su alquiler y comer, pero encontró la Oportunidad de Rena Ware. “Supe que era para personas deseosas de tener éxito, y dependía de mí tenerlo o no”, afirma Maximiliana.

    “Al principio me ponía muy nerviosa cuando mostraba los productos, así que pedí a mis hijos que me ayudaran a practicar mi demostración. Mi hijo menor me pintó un catálogo con dibujos de los utensilios con el que practicaba. Sigo creyendo que el entrenamiento es la clave. Mi meta es enseñar a mis Asesores a ser campeones.  Quiero que entiendan que Rena Ware es una compañía que se preocupa. Muchas empresas no se preocupan por  su gente, pero Rena Ware sí lo hace”.

    Maximiliana cree firmemente en dar rienda suelta al potencial interno que toda persona posee. “Todos tenemos un gigante en nuestro interior y debes despertarlo para alcanzar tus sueños. Mi meta es ayudar a muchas, muchas personas a alcanzar sus sueños con Rena Ware”.

    Maximiliana, quien tiene tres hijos adultos: Arturo Richard, Henry Aníbal y Marlene, y dice que su nieto Sebastián, de 9 años, es su gran inspiración. “Para mí, Rena Ware significa la oportunidad de cambiar tu vida. No se trata solamente de dinero, sino también de crecer como ser humano. Creo que lo he hecho bien como mujer; nunca me sentí así como abogado. Ahora puedo tomar vacaciones y relajarme, algo que antes no podía hacer”.

  • José López Hernández

    A José López Hernández le encanta viajar, y esto fue lo primero que le atrajo de Rena Ware. Él recuerda: “Estudiaba contaduría pública en la universidad. Durante una visita a mi ciudad natal, fui a un centro comercial donde una de las oficinas tenía un cartel de Rena Ware que me llamó la atención, decía: ‘viaje a Hong Kong’. Quería ganar dinero suficiente para que mi familia tuviese una vida cómoda y realmente quería viajar”. Cuando finalizó la universidad, se unió a Rena Ware.

    Cuando José inició su entrenamiento para convertirse en gerente, le preocupaba no tener suficiente experiencia. “Mi gerente me dijo que los seminarios de entrenamiento, combinados con mi deseo de trabajar duro, desarrollarían mi habilidad profesional. Después de convertirme en gerente, pude crear un grupo grande en un año. Digo esto no por jactancia sino para señalar la magnitud del éxito que se puede lograr y el gran negocio que tenemos en Rena Ware. Si yo sin mucha experiencia pude hacerlo, cualquier persona puede hacerlo”.

    José indica que cuando se unió a Rena Ware en 1991, su esposa y él consideraron Rena Ware como la carrera de “él”, y no se dieron cuenta del gran papel que ella desempeñaría. Su esposa, Elizabeth, administra el negocio, y su hijo, Jovanny José, es Asesor Rena Ware. Ahora su sueño de desarrollar un negocio familiar no tiene que ver con las finanzas, sino con el futuro de sus hijos.

    “Nuestros hijos deben educarse, pero por encima de todo, deben recibir una orientación clara sobre una profesión que puedan dominar, comenzando desde su adolescencia. De lo contrario, podrían ser presa fácil de vicios y malas influencias. Les damos una profesión inicial con Rena Ware”.

  • Arce Trujillo

    Hoy en día, la vida de Arce Trujillo es muy distinta de la que vivió en el Distrito Alfonso Ugarte, al norte de Lima, Perú. Arce se crió en el seno de una familia de escasos recursos, muy lejos de la ciudad, y recuerda su niñez como una etapa difícil.

    Luego de abandonar sus estudios, ganaba solo lo suficiente para cubrir sus gastos. Trabajaba en restaurantes y como mensajero hasta que un amigo lo invitó a descubrir la Oportunidad de Rena Ware.

    “La oportunidad de Rena Ware cambió mi vida por completo. He tenido la fortuna de viajar alrededor del mundo, comprar automóviles nuevos y tener varias propiedades. Siento que he alcanzado muchas cosas en mi vida gracias a Rena Ware”, comenta Arce.

    Además de poseer uno de los negocios más exitosos de Rena Ware en Perú, Arce construyó la casa de sus sueños, copiando casas que vio en sus viajes por Europa, se graduó en Administración de Empresas y Mercadeo y le dio una excelente educación universitaria a sus tres hijos.

    Uno de los dichos favoritos de Arce reza: “No siempre resulta fácil, pero siempre es posible”. Él afirma: “Lo primero que le digo a la gente que apenas está comenzando en Rena Ware es que les están ofreciendo una oportunidad para cambiar sus vidas, y siempre comparto mi propia experiencia. Si eres organizado y trabajas duro, podrás alcanzar tus sueños, ser exitoso y ver el mundo”.

  • Carmen Bustamante

    A los 19 años, Carmen Bustamante cursaba estudios de computación en la universidad y quería ganar dinero extra. Cuando escuchó hablar sobre Rena Ware, las oportunidades de viajar despertaron su interés inmediatamente, al igual que la posibilidad de convertirse en líder que la compañía le ofrecía.

    Aunque su familia quería que se centrara en sus estudios, Carmen comenzó su negocio y su entrenamiento sin dejar de asistir a la universidad. Recuerda que “fue duro al principio porque era muy tímida y no sabía nada sobre ventas. Comencé haciendo demostraciones, ¡luego de un mes hice mi primera venta y gané más de lo que ganaría un especialista en un mes de trabajo!”.

    Después de un tiempo, Carmen interrumpió sus estudios con el fin de ganar suficiente dinero para comprarse un automóvil. Luego, retomó sus estudios en computación y administración de empresas. Ella firma: “Hacía demostraciones de Rena Ware durante el día y estudiaba de noche hasta que me gradué, cosa que llenó de orgullo a mi madre”.

    Carmen mudó su negocio a la ciudad de Maracaibo, donde descubrió que tenía las habilidades necesarias para convertir situaciones difíciles en oportunidades. Comenzó a centrarse en compartir la Oportunidad con todas las personas que conocía con el fin de ayudar a otros a disfrutar los mismos beneficios que ella recibió de su negocio y en el proceso dio un nuevo rumbo a su vida.

    “Cuando vives solo pensando en recibir, olvidas que existe un aspecto muy importante de la vida que es dar; dar tiempo, energía, entusiasmo y esfuerzo. Es por esta razón que quiero dar lo mejor de mí y ser feliz ayudando a muchas personas a cambiar sus vidas como yo lo hice”, afirma Carmen.

    “Con Rena Ware, puedo ofrecer a las personas la oportunidad de tener su propio negocio sin ningún tipo de inversión más que su tiempo. Para comenzar, no es necesario saberlo todo, porque se recibirá el entrenamiento necesario. Rena Ware ofrece la oportunidad de tener su propio negocio y la capacidad de compartir esta oportunidad con otros”, dice Carmen.

  • Santiago Villeda

    Criado en el pequeño pueblo de Zimapán en Hidalgo, México, Santiago Villeda escuchó hablar de Rena Ware a un pariente que tenía su propio negocio Rena Ware en Estados Unidos.  “Lo recuerdo hablando de Rena Ware, y eso era lo que yo quería cuando era pequeño”, dice Santiago.  “Ni siquiera sabía que Rena Ware eran utensilios de cocina, pero lo quería de todas formas”.

    Cuando Santiago vino a Estados Unidos en 1995, comenzó su propio negocio Rena Ware más que todo por su familia.  “Recuerdo que mi pariente viajó a Turquía, y cuando regresó vi fotografías del viaje”, recuerda Santiago.  “Yo quería lo mismo, viajar por todo el mundo.  Eso me impactó mucho”.

    Gracias a Rena Ware, Santiago afirma haber aprendido a soñar, algo que no podía hacer antes de irse a Estados Unidos. Santiago afirma:  “Rena Ware me abrió las puertas para que yo pudiera alcanzar mis metas. Te permite soñar con una vida mejor y te hace creer que lo puedes lograr”.

    Santiago, cuya organización está asentada en el área de Chicago, y su esposa María Carmen Trejo han estado casados durante 12 años y tienen tres hijos: Joselyn, Bryan, y Melanie. La familia de Santiago es su mayor inspiración, al igual que nuevos retos.

    Santiago está muy agradecido por haber tenido la oportunidad de cambiar su vida, y con todas las personas que creyeron en él.  Afirma:  “Todo el apoyo que he recibido no tiene precio.  Tener un negocio Rena Ware es especial porque no estás solo.  Rena Ware es como una gran familia; considero a todos los miembros de mi organización como parte de mi familia.  Me enorgullece decir a todos que formo parte de esta compañía”.

Este sitio web fue creado por la Casa Matriz de Rena Ware. El contenido de este sitio web no debe considerarse como indicio o prueba de la existencia de una relación laboral, ya que ese no es el tipo de relación entre Rena Ware y sus distribuidores. La Universidad de Rena Ware es el nombre promocional de nuestros programas de entrenamiento interno, no es una universidad de verdad. Los testimonios que aparecen en este sitio web reflejan la vivencia real de cada persona, son solo anecdóticos y pueden ser atípicos.