¡Dele una vuelta a su día con esta deliciosa crema volteada sin horno! Esta es la versión peruana del flan, del quesillo o de la leche asada. Es un manjar súper cremosito y suave; ideal para aquellos que prefieren los postres un poco más dulces.

Crema volteada sin horno

Esta receta es muy fácil de preparar, y más aún, con esta opción, en la que no se necesita usar el horno 😮 También se le puede añadir otros ingredientes, como, por ejemplo, coco rallado, pero aquí le estamos presentando la versión más simple que sabrá, ¡igual de deliciosa!

La receta rinde para 12 porciones

Ingredientes:
8 huevos
800 ml de leche evaporada
360 ml de leche condensada
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 taza de azúcar
1 taza de agua

Crema volteada sin horno

Comenzamos mezclando los huevos, las leches y el extracto de vainilla. Batimos muy bien, colamos la mezcla y la reservamos.

Crema volteada sin horno

Luego, derretimos el azúcar en un utensilio pequeño, revolviendo con una Azulita, hasta que se forme un caramelo. Si utiliza nuestra Cocina de Inducción, comience el proceso con la temperatura en 1, y cuando el azúcar se haya derretido, bájela a “Keep warm”. Si por el contrario, utiliza una estufa eléctrica o de gas, comience la cocción a fuego medio bajo, y cuando el azúcar se derrita, baje la temperatura al mínimo.

Vertemos el caramelo en la Cacerola de Inserción, teniendo mucho cuidado durante este proceso, ya que el azúcar habrá alcanzado una temperatura extremadamente alta. Luego, con movimientos muy suaves, cubrimos toda la base y los lados internos de la Cacerola de Inserción con el caramelo, y vertemos en ella la mezcla que habíamos reservado.

Crema volteada sin horno

Agregamos el agua a la Sartén Grande de 28 cm y al hervir, colocamos la Cacerola de Inserción dentro de la misma, de modo de cocinar la mezcla en Baño María. Programamos la Cocina de Inducción en temperatura 1 y tapamos el utensilio con la válvula de la tapa abierta. Al oír el silbato, cerramos la válvula, bajamos la temperatura a “Keep Warm” y cocinamos la crema volteada por 45 minutos. Si utiliza una estufa eléctrica o de gas, comience la cocción a fuego medio y cuando oiga el silbato, baje la temperatura al mínimo.

Es muy importante esperar a que la crema volteada se haya enfriado antes de desmoldarla. Sírvala en porciones individuales, y vierta un poco de caramelo sobre cada pedazo.

Crema volteada sin horno

Y para disfrutar este delicioso postre al máximo, lo puede acompañar con una taza de café perfecta. ¡Ya verá qué se va a deleitar!