La mayoría de nosotros pasamos de lunes a viernes realizando todas las labores cotidianas, como trabajar, llevar a los niños a la escuela y a sus actividades extracurriculares, ejercitandonos y hasta realizando labores domésticas. Todo esto seguramente nos deja poco tiempo para preparar comidas elaboradas y recurrimos a platos más sencillos, aunque muy deliciosos, como estos fideos de calabacín, esta ensalada de pollo o esta rica pasta.

Luego llega el fin de semana y tenemos tiempo para relajarnos y tomar las cosas con un poco más de calma, incluso en la cocina. Ese es el caso de nuestra receta de hoy; estas costillitas de res se cocinan lentamente y, en el proceso, se mezclen los sabores de todos los ingredientes creando un plato de mucho sabor y haciendo que la carne quede tan suavecita que se desprende del hueso muy fácilmente.

Costillitas a fuego lento

Esta receta que deleita el paladar, se prepara con ingredientes sencillos pero que aportan mucho sabor. Hemos visto en el mercado varios tipos de costilla, por lo que debe asegurarse de pedirle al carnicero costillas con hueso. Además de las costillas, utilizamos zanahorias, vino tinto y chalotes, aunque si no consigue chalotes también puede utilizar cebolla en su lugar.

Costillitas a fuego lento

Esto es lo que necesitamos para nuestras deliciosas costillitas de res:

2 libras (1 kg) de costillas de res con hueso
1 cebolla
2 chalotes
3 zanahorias
3 ramitas de tomillo fresco
2 ramitas de romero fresco
1 cucharadita de aceite de oliva
2 tazas de vino tinto Cabernet Sauvignon
2 cucharadas de vinagre balsámico
4 tazas de caldo de res
4 cucharadas de mantequilla
3 cucharadas de harina
Sal y pimienta al gusto

Los vegetales se cocinarán por varias horas, así que picamos la cebolla, los chalotes y la zanahoria en trozos medianos y reservamos. Salpimentamos las costillas. Comenzamos por precalentar el Utensilio de 6 Litros a fuego medio y cuando esté listo, añadimos las costillas y las sellamos por todos lados, aproximadamente 1 o 2 minutos por cada lado. Retiramos del utensilio y reservamos.

Costillitas a fuego lento

Regresamos al fuego el mismo utensilio donde sellamos las costillas, agregamos aproximadamente 1 cucharadita de aceite de oliva y los vegetales picados. Salteamos hasta que la cebolla esté translúcida.

Podrá ver que el fondo del utensilio ha quedado doradito, quizás hasta con residuos de vegetales lo que significa que mucho del sabor de las costillas y los vegetales se ha concentrado allí. Agregamos el vino tinto y, con una Azulita o cuchara de madera, desprendemos esos pedacitos de sabor en el fondo del utensilio. Llevamos a ebullición y dejamos hervir por 5 minutos.

Añadimos el vinagre balsámico, el caldo de res, las hierbas y colocamos nuevamente las costillas en el utensilio. Cubrimos con la tapa y dejamos hervir a fuego muy bajo por 2 horas y media revolviendo ocasionalmente. Destapamos el utensilio y con un cucharón retiramos la grasa que haya soltado la costilla. Si no va a disfrutar este platillo el mismo día que lo prepara, puede colocarlo en el refrigerador por unas horas. De esta forma la grasa se solidificará y será fácil removerla.

Costillitas a fuego lento

Para terminar nuestras deliciosas costillas, preparamos un roux, que no es más que un término francés utilizado en el mundo culinario y que se refiere a la mezcla de harina y grasa para espesar y dar consistencia a salsas y sopas.

Para preparar el roux, derretimos la mantequilla en la Saucepan Clásica, agregamos la harina y dejamos cocinar a fuego medio bajo aproximadamente 5 minutos sin dejar de revolver. Luego agregamos 4 tazas del líquido en el que se cocinaron las costillas y revolvemos vigorosamente a modo de que no se formen grumos para que la salsa quede homogénea y con consistencia. Es importante tener en cuenta que el líquido que añada al roux debe estar caliente, ya que esto ayudará a evitar grumos.

Costillitas a fuego lento

Después de varias horas de espera, por fin nuestro plato está listo para ser degustado. Sírvalo acompañado de un delicioso puré de papas como el de esta receta y algún vegetal cocinado al vapor, como brócoli o broccolini que no es más que un híbrido entre el brócoli que todos conocemos y el brócoli chino; por cierto, es muy delicioso y el sabor es más suave que el del brócoli.

Estamos seguros que querrá hacer estas costillitas una y otra vez. ¡Quedan deliciosas!

Costillitas a fuego lento