Hola familia Rena Ware,

La cobertura es “la cereza del pastel” para todo lo que horneamos y esta cobertura de Chocolate blanco y queso crema no es la excepción. La combinación del chocolate blanco y el queso crema es celestial porque los sabores dulces y ligeramente agrios se complementan a la perfección.

Esta cobertura tiene una textura decadente y aterciopelada, es ideal para rellenar cupcakes, esparcirlo dentro y sobre un pastel en capas y comerlo a cucharadas. Créeme… una vez que lo pruebes tus pasteles y tus papilas gustativas nunca será iguales.

Usar el Baño María de Rena Ware hace que derretir el chocolate sea todo un sueño – ¡es rápido, fácil y simple! El Baño María mantiene el chocolate aislado del fuego directo y lo derrite uniformemente a temperatura baja para que el chocolate termine viéndose hermoso y brillante.

Cobertura de chocolate blanco y queso crema

Yo siempre corto finamente el chocolate (o utilizo chispas de chocolate miniatura) para prevenir que se separen o se quemen cuando se derriten. Entre más pequeños sean los pedacitos de chocolate, más rápido se derretirán y tendrás mejores resultados. El cierre hermético del Baño María también previene que cualquier líquido se mezcle con el chocolate, lo que puede provocar que se endurezca y tenga grumos.

Es importante que el chocolate blanco esté completamente frío antes de combinarlo con los otros ingredientes. Esto requiere paciencia y un poquito de tiempo pero vale TANTO la pena para tener la cobertura perfecta. Si vives en un clima muy húmedo y cálido es posible que tu cobertura se suavice más rápido y sea difícil de mantener la decoración perfecta de tu pastel. Esto se puede mejorar poniendo la cobertura en el congelador por 10 minutos para que tenga una consistencia firme y se pueda decorar de forma perfecta. ¡Manos a la obra!

Cobertura de chocolate blanco y queso crema

Ingredientes:
½ taza (1 barra) de mantequilla con sal, a temperatura ambiente.
½ taza (1 barra) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.
1 paquete de queso crema (8 oz), a temperatura ambiente.
2 cucharaditas de extracto de vainilla.
1 cucharadita de jugo de limón recién exprimido.
1 ½ taza de chispas de chocolate blanco.
2 ½ tazas de azúcar glass tamizada.

Instrucciones:
Con una batidora eléctrica con su paleta de mezclar o una batidora de mano y un recipiente grande, bate la mantequilla a velocidad media hasta que esté cremosa. Agrega el queso crema; y bate hasta que esté totalmente incorporado. Agrega el jugo de limón, extracto de vainilla y mezcla hasta que estén bien integrados. Aumenta gradualmente la velocidad de la batidora a alta y continúa batiendo hasta que la mezcla sea liviana y esponjosa, raspando los lados del tazón según sea necesario con una Azulita o una espátula de goma. Cubre el recipiente y coloca a un lado mientras derrite las chispas de chocolate blanco.

Cobertura de chocolate blanco y queso crema

Para derretir las chispas de chocolate blanco: agrega aproximadamente una pulgada de agua al Utensilio de 2 litros (o utensilio inferior del Baño María). Lleva el agua de fuego lento a fuego medio, haciendo que el agua no se caliente demasiado. Coloca las chispas de chocolate blanco en la Cacerola de Inserción y colócala sobre el Utensilio de 2 litros sobre el agua caliente. Mezcla el chocolate constantemente mientras se derrite.

Mientras el chocolate se derrite, no permitas que el agua toque la parte inferior de la Cacerola de inserción, ya que podría quemar el chocolate. Además, no dejes que el chocolate se caliente demasiado y asegúrate de que no entre humedad en el chocolate derretido, ya que podría volverse granulado, muy espeso y no se podrá trabajar con él. Una vez que el chocolate se haya derretido, retira con cuidado la Cacerola de Inserción del Utensilio de 2 litros, sigue revolviendo el chocolate mientras se enfría para garantizar una consistencia suave.

Cobertura de chocolate blanco y queso crema

Por último, agrega el chocolate blanco derretido y enfriado a la mezcla de mantequilla y queso crema; debes batir hasta que esté totalmente incorporado y suave. Agrega gradualmente el azúcar glass, batiendo a baja velocidad hasta que estén bien combinados. Luego, bate a velocidad alta hasta que esté suave y esponjosa, mientras raspas los lados del recipiente según sea necesario, aproximadamente 2 minutos. Recuerda que para mantener la suavidad de la cobertura, puedes batirla nuevamente según sea necesario.

Esta cobertura puede prepararse con anticipación y guardarla en un recipiente hermético en el refrigerador (por 2 semanas) o en el congelador (hasta por 3 meses). Siempre preparo cobertura extra con la intención de guardarla en el refrigerador y usarla después, pero es tan deliciosa que se desaparecen cucharadas de la mezcla antes de que se decoren otros pasteles.

Me gusta experimentar con sabores y esta receta fácilmente puede adaptarse para completar tus pastelillos. Si estoy horneando un pastel con especias, usualmente agrego 1-2 cucharaditas de canela a la cobertura para darle un toque extra. Agregar 1-2 cucharaditas de cáscara de limón también es un gran complemento si se usa para hornear cítricos.

Cobertura de chocolate blanco y queso crema

¡Feliz cobertura!

Con mucho amor,
Christy