¿Qué obtenemos si combinamos la suavidad del queso crema con el irresistible sabor de la Nutella? La respuesta es simple: un postre para chuparse los dedos. Para los amantes del dulce, aquí les tenemos una deliciosa propuesta que es muy fácil de preparar y, para hacer todo aún mejor, ni siquiera necesita horno. ¡Este postre es tan suave y cremoso, que estamos seguros de que nadie podrá resistirse!

Cheesecake de Nutella sin horno

Ingredientes para la base:
80 gramos de mantequilla sin sal
180 gramos de galletas de vainilla

Ingredientes para el relleno:
350 gramos de Nutella
450 gramos de queso crema (2 barras)
200 ml de crema de leche
40 gramos de azúcar impalpable o azúcar glass
40 ml de agua fría
7 gramos de gelatina en polvo sin sabor

Ingredientes para el ganache/cobertura:
150 gramos de chocolate de leche o amargo
80 ml de crema de leche
20 gramos de mantequilla sin sal
Almendras picadas, para decorar

Cheesecake de Nutella sin horno

Parar preparar la base de nuestro postre, trituramos las galletas en la licuadora, las pasamos a un recipiente y añadimos la mantequilla derretida. Revolvemos con una Azulita hasta formar una mezcla homogénea. La colocamos en el fondo de la Cacerola de Inserción (previamente forrada con papel aluminio) y con la misma Azulita, hacemos presión para formar una capa firme y compacta. Refrigeramos por un mínimo de 15 a 20 minutos.

En un recipiente pequeño, hidratamos la gelatina en polvo con el agua fría. Revolvemos y dejamos reposar hasta que la gelatina absorba el agua, unos 10 minutos aproximadamente.

Mientras tanto, preparamos el relleno. En un tazón grande, colocamos el queso crema suavizado, la Nutella y tamizamos por encima el azúcar impalpable. Utilizando una batidora de mano, batimos hasta que todos los ingredientes se hayan integrado, 1 minuto, aproximadamente. Agregamos la crema de leche y batimos por otro minuto más.

Una vez que la gelatina esté firme y ya no quede agua, la derretimos en el microondas por 15 segundos, para que quede totalmente líquida. Batimos hasta que todos los ingredientes se hayan combinado bien. Es importante no batir en exceso, ya que la crema se puede cortar.

Cheesecake de Nutella sin horno

Retiramos la Cacerola de Inserción del refrigerador y vertemos la mezcla sobre las galletas. La esparcimos bien con la Azulita, prestando especial atención a los bordes para evitar que queden huecos o burbujas en los laterales. Refrigeramos por un mínimo de 1 hora.

Cheesecake de Nutella sin horno

Para preparar la cobertura, vertemos la crema sobre el chocolate y lo derretimos en Baño María, colocando la Cacerola de Inserción sobre el Utensilio de 2 Litros. Revolvemos constantemente con una Azulita, teniendo mucho cuidado de no cocinarlo demasiado, ya que se podría quemar. Una vez que el chocolate esté completamente derretido, agregamos la mantequilla para añadir un poco de brillo, y revolvemos hasta que se derrita. Dejamos enfriar por 1 hora, aproximadamente.

Cheesecake de Nutella sin horno

Desmoldamos el cheesecake sobre un plato, y luego lo transferimos a una bandeja o plato para servir, y vertemos la cobertura de chocolate sobre el mismo. Podemos refrigerarlo por unos 10 minutos para que la cobertura se ponga un poco más firme. Luego espolvoreamos almendras o avellanas trituradas para decorar, tratando de que no se hundan en la cubierta. También se puede decorar con algo de chocolate.

Cheesecake de Nutella sin horno

Finalmente, llevamos el postre al refrigerador por un mínimo de 4 horas, o mejor aún, si es toda la noche, para que quede firme y bien armado.